liposuccion-abdominoplastía

Liposucción o Abdominoplastía ¿Cuál es para mí?

Una confusión muy frecuente entre pacientes, tanto mujeres como hombres, es la que se produce cuando quieren quitarse el exceso de tejido graso de alguna parte del cuerpo, lo más común es que sea en el área del abdomen. Vamos a ver cuál es la diferencia entre estas cirugías y en que escenarios se usa una o la otra:

La liposucción es un cirugía en la que se retira el exceso de GRASA que se encuentra por debajo de la piel, se hace mediante el uso de una cánula, es un instrumento alargado y delgado que tiene perforaciones de distintas formas en la punta y que se conecta por el otro extremo a una máquina de succión; la cánula se introduce al cuerpo usando una muy pequeña herida (no mayor a medio centímetro) y se extrae la grasa mediante movimientos de vaivén. Se pueden extraer diferentes cantidades y de muy variados sitios, los más comunes son el abdomen, la espalda (alta y baja), las piernas y los brazos. Es importante saber que la liposucción es una cirugía que está diseñada para moldear el cuerpo, no para bajar de peso; la grasa que es extraída, se puede recolectar y usar para dar mayor volumen y contorno en otras partes, como por ejemplo, en los glúteos. Un requisito indispensable para que los resultados de la liposucción sean los ideales, es que la piel que cubre las áreas en donde se va a retirar la grasa, sea de muy buena calidad, que no tenga flacidez o estrías.

Por otro lado, la abdominoplastía remueve el exceso de GRASA Y PIEL de la región abdominal. Se hace una herida en la parte más baja posible del abdomen, con el fin de que quede cubierta por la ropa interior o los trajes de baño, y se retira el exceso de piel y grasa que se encuentra por debajo del ombligo; además, se acompaña de una reconstrucción de la capa muscular en la mayoría de los casos. El objetivo de esta cirugía, es la de retirar la piel y grasa que ya no es posible quitar por otros métodos como dietas y ejercicio. La mayoría de los pacientes que se hacen esta cirugía son mujeres que han tenido embarazos, o también hombres y mujeres que han tenido pérdidas de peso; en estos casos, la piel del abdomen se estira tanto como sea necesario, pero la mayoría de las veces, no puede retraerse lo suficiente y queda flácida. De la misma forma que esta piel se estira, los músculos del abdomen se separan por el aumento del volumen, es por eso que la capa muscular se reconstruye también.

La combinación de estas dos cirugías es muy frecuente, en muchos casos hacemos una abdominoplastía para mejorar la fuerza y el contorno del abdomen y lo acompañamos de una liposucción de otras áreas, para mejorar el contorno corporal en forma más armoniosa.

Lo más importante es saber que la liposucción no es recomendable hacerla en las zonas en las que tengas flacidez de la piel, porque el resultado final no va a cumplir con las expectativas que se tienen antes de la cirugía. Esto aplica para cualquier área del cuerpo, como son los brazos, las piernas o la espalda.

Como en todos los casos, la parte de mayor importancia, es que acudas a una valoración hecha por un cirujano plástico certificado (asegúrate que sea cirujano plástico avalado por la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (AMCPER)). En esta valoración debes resolver todas tus dudas y platicar las diferentes opciones para obtener el resultado que estás buscando. Cualquier cirugía debe de hacerse de acuerdo a las decisiones conjuntas hechas por ti y por tu cirujano, de esa forma te aseguras de quedar satisfecha con tu decisión de operarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>